26 Nov
2013

Cumbre climática, otro fracaso anunciado

Ya lo sabíamos, la cumbre climática en Varsovia iba a ser otro fracaso más. Los países industrializados del norte no tienen una real voluntad de reducir sus emisiones de dióxido de carbono, principal causa del calentamiento global.

La 19 Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP 19), realizado en Varsovia, Polonia que concluyó el  23 de Noviembre tiene como su principal resultado  la aprobación de  un mecanismo para financiar daños y pérdidas de los desastres atribuibles al calentamiento en los países pobres. Es como una compensación a los impactos ambientales causada por el cambio climático.

En general los ambientalistas con conciencia crítica consideran este tipo de medidas como una falsa solución y una mercantilización de la naturaleza. Este tipo de mecanismos financieros fomenta la destrucción medioambiental en vez de protegerla.

Uno de los mecanismos de compensación es el programa REDD (Programa de Reducción de emisiones de carbono causadas por la desforestación y la degradación de los bosques) que consiste en planes de reforestación que jamás será una solución a la biodiversidad destruida.

Es el modelo capitalista el que no están  dispuestos a cambiar, que se alimenta de la utilización de combustibles fósiles, de grandes industrias extractivas,  proyectos de infraestructura y  de la especulación financiera.

Para reducir las emisiones de gases invernaderos es necesario cambiar el sistema económico mundial y los países desarrollados no quieren cambiar de actitud porque afecta los intereses de las grandes transnacionales que son el poder detrás de los gobiernos. Por eso las cumbres climáticas es como ir a pedir peras al olmo y al final es un engaño porque se aprueban resoluciones que todos saben no va a solucionar nada.

Nada sensibiliza a los gobernantes de los países ricos ni siquiera sucesos trágicos como la devastación del tifón Haiyan que cobró la vida de más de 10 mil muertos y  que pasó por Filipinas unos días antes de la inauguración de la COP 19 y.

La realidad es que todos vamos camino al precipicio, los desastres ambientales se agravaran cada vez más hasta llegar a un punto de no retorno cuando la temperatura en este siglo sobrepase los dos a tres grados centígrados.

La solución no es diplomática, las cumbres es una distracción y un escamoteo a la esperanza de los pueblos. Lo que hay que hacer es luchar, resistir y movilizar a las masas en lo local y a escala mundial. Pues de nada sirve solo proteger a la naturaleza en el ámbito local cuando los efectos del calentamiento son de carácter planetario.

Ante el panorama climático y la ausencia de soluciones no se puede ser optimistas pero tampoco se puede perder la esperanza, por eso invocamos a los movimientos ecologistas y ambientalistas, a las organizaciones populares y a los gobernantes de los países del sur vincular, articular y organizar la lucha a escala mundial para mantener la viva la esperanza y quizás lograr que las futuras generaciones puedan sobrevivir y salvar nuestro planeta.

Print Friendly
Fobomade

nohelygn@hotmail.com

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *