Indígenas de la aldea Beija Flor ganan acción legal que les da derecho a la posesión de tierras.

En la aldea viven 670 personas pertenecientes a 12 grupos étnicos diferentes: Tukano, Sateré Mawé, Munduruku, Cambeba, Bare, guacamayo, Tuyuka, dessano, aborari, mura, y Marubo Mayoruna

Una batalla legal por el derecho a la tierra que había durado 13 años terminó en los últimos 10 días y ganada  por la comunidad indígena Beija-Flor, ubicada en el municipio de Rio Preto da Eva (57 kilómetros de Manaus). La zona está ocupada por familias indígenas de diferentes grupos étnicos desde 1991 y, a pesar de haber sido regularizada por la Fundación Nacional del Indio (FUNAI), se mantuvo en proceso judicial.

La sentencia del Juez  Dimmis da Costa Braga, titular de la séptima Vara Federal Ambiental y Agraria, fue tomada en los últimos 10 días, pero sólo el lunes (20) que se publicó en el diario de la Justicia Federal de la 1 ª Región.

En la decisión, Braga juzgo improcedente la acción reivindicatoria interpuesta por Arlene da Gloria  Monteniro, que decía ser el propietario legítima de la zona. El demandante, sin embargo,  debe recibir una indemnización pagada por el municipio de Rio Preto da Eva

Braga ordenó que el sitio sea expropiado a favor de Asociación India de Beija-Flor "para asegurar la preservación de la propiedad para el desarrollo físico y cultural de los indígenas actuales ocupantes y sus descendientes." El área debe estar registrado en favor de la asociación con el fin de evitar conflictos entre los propios residentes. Celebración Para celebrar la victoria, la comunidad celebró una gran fiesta, en la cual lparticiparon las diferentes etnias indígenas. En La comunidad también se realizaron. Rituales y actuaciones musicales. "Es una historia de lucha que finalmente termina. Duró mucho tiempo, desde 1999. Así que vamos a hacer un ritual y el compañerismo ", dijo el indígena étnico Sateré-Mawé, Fausto Morya, jefe de la aldea Beija-Flor. En la aldea viven 670 personas  pertenecientes a 12 grupos étnicos diferentes: Tukano, Sateré Mawé, Munduruku, Cambeba, Bare, guacamayo, Tuyuka, dessano, aborari, mura, y Mayoruna Marubo. El sustento de las familias proviene de las ventas de artesanías y actividades turísticas. En 2009, el pueblo fue reconocido por la Fundación Nacional del Indio (FUNAI). Fundación En la demanda, Arlene dijo que la propiedad había sido transformada en una subdivisión con la aprobación de la Ciudad de Rio Preto da Eva y acusó a los indios a apoderarse del lugar. En su defensa, los indios dijeron que la tierra fue donada a ellos por el antiguo propietario, el estadounidense Richard Melnyk, que crearon una fundación llamada Beija-Flor, cuyo objetivo era apoyar a los pueblos indígenas en su medio de vida, dando prioridad a las  artesanías. En la decisión, el juez dijo que durante la inspección judicial, la propiedad se identificó en la ejecución de las obras y los servicios sociales económicamente relevantes como la artesanía, la agricultura de subsistencia, actividades culturales y artísticas. Y la comunidad ha destacado centro ecuménico, tienda artesanal, molino de harina, biblioteca, escuela, sendero ecológico. Relevancia El juez también señaló la importancia del desarrollo ambiental y social a la comunidad a través de la preservación de los espacios verdes, y poner de relieve que el municipio de Rio Preto da Eva han requerido. La Comunidad Beija-Flor se encuentra en la carretera PM-01, Km78. El número de teléfono es 9297-2982, que incluye una visita a marcar los grupos de turistas. Por : (Odair Leal) 23 agosto 2012. Fuente: A Critical. Difundido por Amazonia.org.br

Print Friendly
Fobomade

nohelygn@hotmail.com

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *