Los niños de Puerto Príncipe

Primero llegó la comunicación, puntualmente como fue en el despertar humano, golpeando los sentidos ante la dimensión del acabose. Fue una imagen de pesadilla, donde los relatos de los infiernos son apenas atisbos de sufrimiento, porque la realidad ahora implacable es un tremendo castigo. La especie es la que siente el impacto abrumador y nadie puede quedar insensible.

Luego se desplegó en la comunicación la angustia y la búsqueda de los desaparecidos, levantando los escombros con las manos como herramienta, también llegó el recuento apareciendo en escena los muertos, los heridos, los héroes anónimos arañando con las manos para desenterrar a los vivos.

Escenas que hielan el alma de no ser por la voluntad de los desamparados, adolescentes y niños embarcados en la tarea de rescate, donde la voluntad de vivir se abre paso en medio del caos y la destrucción. Y así surgen las primeras acciones como un hilo débil de organización que se va extendiendo espontáneamente, porque la autoridad ha desaparecido y la fuerza del sismo ha sido tan grande que desvaneció al gobierno, acarreando la orfandad completa. Tremendo aviso para todos.

Con la ayuda llegó la esperanza abriéndose paso en medio de las peores dificultades y aquí nace el arte de inventar para enfrentar las duras condiciones. Es la carrera contra el tiempo y el manejo de los recursos cuando todo falta y nada llena las exigencias. Por eso es el mundo quien ha sido puesto a prueba.

La incertidumbre y el desafío es que tampoco queda mucho tiempo para asumir el enfrentamiento como política global y salvar al planeta, eliminando las causas del deterioro del medio ambiente y del recalentamiento, ocasionados por los países súper industrializados. Es sabido desde el desastre de Bangladesh, que los trastornos ecológicos son provocados por la contaminación de la atmosfera descubriendo a sus responsables.

El caos reinante y los grandes peligros obligan a adoptar decisiones para salvar a los niños, los mas desamparados y, los hechos, son la peor advertencia, recordando simplemente que una legislación permisiva ha facilitado en materia de adopciones y arrogaciones, el trafico inicuo de menores, de órganos y de la lascivia de los pervertidos. Ahora se imponen medidas protectivas de urgencia frente al secuestro de menores en Haití, aprovechando todas las ventajas del deterioro.

Un derecho que debe respetarse aun en las peores condiciones es el de los niños y menores, de seguir siendo haitianos donde quiera que se encuentren, nos referimos a la propia entidad.

Print Friendly
Fobomade

nohelygn@hotmail.com

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *