27 May
2019

Ziegler: así las corporaciones alimentan la ultraderecha


Jean Ziegler , entrevistado por Jamil Chad , el SWI Brasil | Foto: Laurent Gilliéron

El relator especial de la ONU explica cómo las «sociedades multinacionales privadas» se convirtieron en las verdaderas donas del mundo, e impiden a cualquier Estado, ciudadano o política social de contener hambre, pobreza y las crisis humanitarias

Jean Ziegler es un ave rara en la escena política suiza, encarnando desde hace casi medio siglo la figura del intelectual público de proyección global. Su activismo político y actuación internacional, como relator especial de la ONU, le rindió una amplia gama de enemigos, no sólo entre los bancos, empresarios y líderes conservadores, sino incluso en el campo más progresista. Pero Ziegler continúa un observador activo, y señala que los ciudadanos de las grandes democracias viven una «desesperación silenciosa y secreta».

Sin embargo, no pierde la esperanza e insiste en que la respuesta a la actual crisis está en el fortalecimiento de una sociedad civil planetaria. Para Ziegler, los acontecimientos en los últimos años y la impotencia del sistema político en dar respuestas demuestran que la «democracia representativa está agotada».

Vemos en diferentes partes del mundo una reacción popular contra partidos tradicionales y contra la política. También vemos la victoria de políticos como Orban, Trump, Salvini y Bolsonaro. ¿Por qué razón? ¿cree que estamos viendo esa ola?

El mundo se ha vuelto incomprensible para el ciudadano, que ya no puede leer el mundo. Las 500 empresas multinacionales privadas tienen el 52% del PIB del mundo (todos los sectores reunidos, bancos, servicios y empresas). Ellas monopolizan un poder económico-financiero, ideológico y político que jamás un emperador o papa tuvo en la historia de la humanidad. Se escapan de todos los controles de estado, parlamentarios, sindicales o cualquier otro control social. Ellos tienen una estrategia sólo: maximización de los beneficios, en el tiempo más corto y no importa a qué precio humano.

Ellas son responsables, sin duda, por un proceso de invención científica, electrónica y tecnológica sin precedentes, y de hecho extraordinario. Hasta el final de la URSS, un tercio de los habitantes del mundo vivía bajo algún tipo de régimen comunista. Había la bipolaridad de la sociedad de los Estados. El capitalismo estaba regionalmente limitado.

A partir de 1991, el capitalismo se extendió como fuego de paja por todo el planeta e instauró una sola instancia reguladora: la mano invisible del mercado. Esto también produjo una ideología que totalmente alienó la conciencia política de los hombres. Hay hoy una ideología que da legitimidad a una sola instancia de regulación: el neoliberalismo. Este sistema sostiene que no son los hombres, sino los mercados que hacen la historia y que las fuerzas del mercado obedecen a las leyes de la naturaleza.

¿Y cuál es la implicación de ello para el ciudadano?

Las fuerzas del mercado trabajan con las fuerzas de la naturaleza y el hombre se dice que ya no es el sujeto de la historia. En el neoliberalismo, no es más el hombre que es el sujeto de la historia. Cabe al hombre adaptarse a ese mundo.

De hecho, entre el final de la URSS a comienzos de los años 1990, y el año 2000, el PIB mundial se duplicó. El volumen del comercio se multiplicó por tres y el consumo de energía se duplicó en cuatro años. Eso es un dinamismo formidable. Pero todo esto ocurrió de una forma concentrada y en manos de un número reducido de personas.

Si consideramos la fortuna personal de los 36 individuos más ricos del mundo, según Oxfam, es igual a la renta de los 4.700 millones de personas más pobres de la humanidad. Cada cinco segundos, un niño de menos de diez años muere de hambre o de sus consecuencias inmediatas.

Y en el mismo informe sobre la inseguridad alimentaria en el mundo de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la alimentación y la agricultura) dice: en el estado actual de su desarrollo, la agricultura mundial podría alimentar a unos 12.000 millones de seres humanos. Es decir, casi el doble de la humanidad – somos 7,7 mil millones de personas hoy. No hay fatalidad. El hambre es hecha por las manos del hombre y puede ser eliminada por los hombres. Un niño que muere de hambre es asesinado.

¿Es esto sostenible?

De alguna forma. La desigualdad no es sólo moralmente vergonzosa. Pero ella también hace que el estado social sea vaciado. Los más ricos no pagan impuestos como deberían. Los paraísos fiscales, el secreto bancario suizo -que sigue – todo esto todavía permite una enorme opacidad. Empresas son contratadas para crear estructuras que impiden que los verdaderos dueños del dinero sean encontrados en sociedades offshore . Los documentos revelados por los Papers de Panamá muestran muy bien eso. Por lo tanto, podemos decir que las mayores fortunas del mundo y las mayores multinacionales pagan los impuestos que quieren.

¿Y cuál es la consecuencia de ello? 

El hecho de que los más ricos saquean el país y no pagan impuestos genera dos situaciones: vacían la capacidad social de respuesta de los gobiernos e impiden contribuciones obligatorias de los países más ricos a las organizaciones especializadas de la ONU que luchan contra la miseria en el mundo. Por lo tanto, ese sistema mata.

En el fondo, esa dictadura del mercado hace que los ciudadanos entiendan que no es el gobierno por el que he votado que tiene el poder de definir el destino. Esto crea una inseguridad completa y la desigualdad no es controlable. Si no basta, el ciudadano es informado de que su empleo pasa por un período profundo de flexibilización. Francia, la segunda economía más grande de Europa, tiene 9 millones de desempleados y tres cuartas partes de los empleos en el sector privado son contratos de duración limitada (CDD, contrato de duración determinada). Otros millones viven de forma precaria, como la mayoría de los jubilados.

¿Quiénes son, pues, los actores que influencian el destino económico de un país?

Voy a dar un ejemplo. Las sociedades multinacionales privadas son las verdaderas dueñas del mundo. En Estados Unidos, bajo la administración Obama, se creó una ley que prohibía el acceso al mercado estadounidense de minerales que fueron extraídos por niños en sus minas, principalmente del Congo. El cobalto, por ejemplo, fue uno de ellos.

Esta ley generó la movilización de Glencore, RioTinto y tantas otras, denunciando que era inaceptable, pues estaba en contra de la libertad de los mercados. Una de las primeras medidas que Donald Trump tomó al asumir el gobierno, en enero de 2017, fue la de acabar con esa ley. Como este, hay muchos otros ejemplos en mi libro.

¿En qué sectores?

La agricultura es otra. En 2011, tres semanas antes de la reunión del G7 en Cannes, el entonces presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, fue a la televisión y declaró que propondría que la especulación en las bolsas y en el mercado financiero fuera prohibida, principalmente sobre el arroz, el maíz y el trigo y otros productos agrícolas de base. Esto sería una forma de luchar contra el aumento de los precios de los alimentos básicos, especialmente en los países más pobres.

Faltando pocos días para el G7, Francia retiró su propuesta, después de haber sido presionada por las grandes empresas del sector, como Unilever, Nestlé y otras. Esta movilización impidió una acción del presidente de Francia.

Por lo tanto, volviendo al punto inicial: el capitalismo es el modo de producción que más mostró vitalidad en los avances tecnológicos y de innovación y tiene una productividad muy superior a cualquier otro del pasado, incluyendo el de la esclavitud. Pero, al mismo tiempo, el modelo capitalista escapa de todo control político, sindical o de la ONU. Yo insisto: funciona bajo un principio, que es el de la maximización de los beneficios, en el tiempo más corto posible y a cualquier precio.

¿Y qué significa eso para una democracia?

Es un sistema que priva al ciudadano, incluso en una democracia, de todo tipo de respuesta efectiva a la precariedad, a la desigualdad que destruye el estado social. Y es en ese contexto que se crea una especie de desesperación silenciosa y secreta entre los ciudadanos. Y, como siempre ocurrió en la historia y como ocurrió en los años 30 en Alemania, es en este momento que vienen los grupos de extrema derecha con su estrategia de crear un chivo expiatorio.

¿De que forma?

El discurso es simple. Ellos llegan a declarar al ciudadano: sí, su situación es insoportable. Usted tiene razón. No hablan como otros que intentan dar esperanzas o decir que las cosas van a mejorar. Pero, en un segundo momento, ¿qué hacen? Presentan un chivo expiatorio para esa crisis. En Europa, son los inmigrantes y los refugiados.

Justamente, en común, esos movimientos denuncian la entrada de extranjeros en sus países. ¿Cómo evalúa usted?

Son gobiernos europeos que cometen crímenes contra la humanidad al negarse a examinar las solicitudes de asilo de los refugiados. El derecho a solicitar asilo es una convención internacional de 1951, ratificada por todos los países, y los gobiernos están obligados a recibir las solicitudes.

Los eslovacos, por ejemplo, aceptaron sólo 285 refugiados, a condición de que sean cristianos. En otros lugares, como en Hungría, los niños están en la cárcel. Pero aún así estos gobiernos siguen siendo sancionados por la UE, que sigue enviándoles dinero. Sólo Viktor Orban (primer ministro húngaro) recibió 18.000 millones de euros el año pasado en fondos de solidaridad de Europa. Las sanciones, por lo tanto, son inexistentes.

¿Y cuál ha sido el resultado de esta estrategia de esos grupos populistas en Europa?

Ellos cambian de paradigma y ganan fuerza. Basta ver los resultados del partido alternativo para Alemania (AfD). Hoy, ellos tienen el mismo número de representantes en el Parlamento que el tradicional SPD, el partido socialdemócrata alemán que ya nos dio políticos como Willy Brandt. Lo mismo ocurrió con Matteo Salvini en Italia, Viktor Orban en Hungría, y también en Holanda, Austria. La estrategia del chivo expiatorio es una estrategia que ha funcionado. Además, la conciencia colectiva está siendo cimentada por una ideología neoliberal de que el hombre ya no es el sujeto de la historia y que sólo puede adaptarse a la situación y a las fuerzas del mercado, que obedecen a las leyes naturales.

Pero, volviendo al punto de la representatividad, tal escenario no amenaza con minar la propia democracia?

Jean Jacques Rousseau publicó su libro El Contrato Social en 1762, que fue la Biblia para la revolución francesa. Él describió la soberanía popular y el hecho de dar la voz a alguien para representarme. La delegación es un pilar del contrato social. Pero ese contrato social, que es la fundación de la República, está agotado. Esta democracia representativa está agotada.

El pueblo no cree más en ella. El pueblo ve que, al votar en un diputado, no es él quien toma decisiones, sino la dictadura mundial de las oligarquías del capital financiero globalizado. Por lo tanto, hay una percepción de que no sirve para nada. No es él quien va a garantizar mi trabajo.

Al mismo tiempo, ese pueblo no está dispuesto a renunciar a su poder ni a su capacidad de intervención. En el caso de los chalecos amarillos, en Francia, uno de los puntos principales es el llamamiento por un referéndum popular como mecanismo. Lo que están diciendo: el Parlamento hace lo que quiere. Queremos tener el derecho de proponer leyes, de votar por ellas. Hoy, la democracia representativa no funciona, en un período de total enajenación.

¿Cuáles son las respuestas posibles?

Retirar esa placa de cemento de las conciencias, que fue impuesta. Liberar la conciencia de los hombres que es, por naturaleza, una conciencia de identidad. Si una persona, sea cual sea su clase social o de cualquier religión, ve delante de él o de ella un niño martirizado, algo de si se hunde. Él se reconoce inmediatamente en ella. Somos la única criatura en la tierra con esa conciencia de identidad. Y es por eso que millones de jóvenes en Europa y Norteamérica se movilizan en inmensos recortes, todas las semanas, por la supervivencia del planeta y contra el capitalismo. ¿Qué están diciendo a sus gobiernos? Que así no podemos continuar. Haced algo contra ese orden caníbal del mundo.

¿La cuestión climática puede ser decisiva en ese contexto para modificar la forma de pensamiento?

Por el Acuerdo de París, cada uno de los 190 estados que firmaron asumió obligaciones precisas para limitar las emisiones de CO2 en la atmósfera. El 85% del CO2 emitido proviene de energías fósiles. El acuerdo pide que las cinco mayores empresas petroleras reduzcan el 50% de sus emisiones hasta el año 2030 y darán parte de las ganancias al desarrollo de energía alternativas, como solar, eólica y otras.

Pero, ¿qué ha ocurrido desde 2015? Las cinco grandes empresas petroleras del mundo aumentaron, en promedio, su producción en un 18%. Y financiaron energías alternativas sólo en un 5%. Los jóvenes dicen: eso no funcionará.

Entonces, ¿hay esperanza?

Por años, fui miembro del Consejo Ejecutivo de la Internacional Socialista. Su presidente, Willy Brandt, nos decía a  jóvenes, como yo, Brizola y Jospin: no se preocupen. En cada votación, vamos a avanzar poco a poco y la gente se va a dar cuenta. Ley por ley, vamos a instaurar una democracia social, igualdad de oportunidades y justicia social. Pero eso no ocurrió. En lugar del progreso de la democracia social, lo que vimos fue la instauración de la dictadura mundial de oligarquías del capital financiero globalizado que da sus órdenes, incluso a los estados más poderosos.

Desde la caída del Muro de Berlín en 1989, la liberalización del mercado y la pérdida del poder normativo de los estados avanzó más que nunca y al mismo tiempo la desigualdad social aumentó. Pero Brandt también nos decía: cuando hablen públicamente, es necesario dar esperanza. El discurso debe ser analíticamente exacto. Pero necesita ser concluido con una afirmación de esperanza. En caso contrario, es mejor quedarse en casa.

Pero, ¿dónde está esa esperanza?

Es la sociedad civil planetaria. Es la misteriosa fraternidad de la noche, la miríada de movimientos sociales – Greenpeace, Amnistía Internacional, movimiento antirracista, de lucha por la tierra – que luchan contra el orden caníbal del mundo, cada cual en su dominio. Son entidades que no obedecen a un comité central o a una línea de partido, y que funcionan por un solo principio: el imperativo categórico.

Emmanuel Kant decía: «la inhumanidad infligida a otro humano destruye a la humanidad en mí». Yo soy el otro y otro soy yo. Esta conciencia, en términos políticos, crea una práctica de solidaridad entre los individuos y la reciprocidad entre pueblos. Pero esa sociedad es invisible. No tiene una sed. Es visible cinco días al año, en el Foro Social Mundial, organizado por los brasileños en Porto Alegre.

El escritor francés George Bernanos escribió: «Dios no tiene otra mano que sea la nuestra». O somos nosotros quienes cambiaremos ese orden caníbal del mundo, o nadie lo hará.

notas:

[1] Jean Ziegler ahora ocupa la vicepresidencia del Comité Asesor del Consejo de los Derechos Humanos de la ONU.

[2] En su nuevo libro – El capitalismo explicado a mi nieta (con la esperanza de que ella vea el fin), de la editorial Suil, el autor, el sociólogo intenta disecar el sistema actual de producción y sus consecuencias para la ciudadanía.

[3] Ziegler ha sido miembro del Congreso, un profesor de la Universidad de Ginebra y profesor de la Universidad de la Sorbona de París. A principios del siglo XXI, fue el primer relator de la ONU para el derecho a la alimentación.

Print Friendly
admin

daniel.j.beltran.r@gmail.com

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *