10 Feb
2015

Y es que algunos estudios calculan que una tercera parte de los alimentos producidos no llegan a ser consumidos. Sin embargo, predomina un acercamiento sesgado al fenómeno que anima a plantear como solución exclusivamente mejoras tecnológicas o una mayor responsabilidad social de los agentes que participan en el proceso agroalimentario.

Por otro lado disciplinas como la Ecología Política y la Agroecología, o los movimientos sociales que defienden la Soberanía Alimentaria, cuentan con instrumentos apropiados para analizar el derroche de alimentos, pero no le han prestado la atención oportuna.

Alimentos desperdiciados. Un análisis del derroche alimentario desde la soberanía alimentaria de X. Montagut y Jordi Gascón (Barcelona & Quito: Icaria & IAEN) utiliza estos instrumentos. Distinguir entre modelos agrarios o calcular en unidades de energía o nutrientes (y no monetarias y de volumen), aporta una perspectiva diferente. Una perspectiva que descubre que el desperdicio no es tanto resultado de una deficiente gestión logística o de la escasa concienciación social, como de las relaciones de poder existentes en la cadena agroalimentaria o de políticas que favorecen a la agroindústria en detrimento del campesinado.

Disponible  en versión digital y acceso libre siguiento el siguiente enlace:

 

https://www.academia.edu/8769890/Alimentos_desperdiciados_Un_an%C3%A1lisis_del_derroche_alimentario_desde_la_soberan%C3%ADa_alimentaria_Montagut_X._Gasc%C3%B3n_J._._Barcelona_Quito_Icaria_IAEN._2014

Print Friendly