07 Oct
2014

El 26 de junio 2011 fue promulgada la Ley 144 denominada Ley de Revolución Productiva Comunitaria Agropecuaria que incluye varios artículos para la protección de Recursos Genéticos. En su Art. 15 menciona que “….. el Estado protegerá la biodiversidad como sustento de los sistemas de vida y sus procesos naturales, garantizando la seguridad con soberanía alimentaria y la salud de las personas para ello: …… 2. No se introducirán en el país paquetes tecnológicos agrícolas que involucren semillas genéticamente modificadas de especies de las que Bolivia es centro de origen y diversidad ni aquellos que atenten contra el patrimonio genético, la biodiversidad, la salud de los sistemas de vida y la salud humana. 3. Todo producto destinado al consumo humano de manera directa o indirecta, que sea, contenga o derive de organismos genéticamente modificados, obligatoriamente deberá estar debidamente identificado e indicar esta condición.” Asimismo en el Art. 19 parágrafo II numeral 5 indica que “Se establecerán disposiciones para el control de la producción, importación y comercialización de productos genéticamente modificados”.

La Ley Marco de la Madre  Tierra y Desarrollo Integral Para Vivir Bien que fue promulgada el 15 de octubre de 2012 también hace mención en su Art. 24 numerales 7 y 8  a este tema:  “Desarrollar acciones de protección del patrimonio genético de la agrobiodiversidad, prohibiendo la introduccion, producción, uso, liberación al medio y comercialización de semillas genéticametne modificadas en el territorio del Estado Plurinacional de Bolivia de las que Bolivia es centro de origen o diversidad y de aquellas que atenten contra el patrimonio genético, la biodiversidad, la salud d los sistemas de vida y la salud humana”. 8. “Desarrollar acciones que promuevan la eliminación gradual de cultivos de organismos genéticamente modificados autorizados en el país a ser determinada en norma especifica”.

La Constitución Política del Estado Plurinacional promulgada hace 5 años, la Ley de Revolucion Productiva Comunitaria Agropecuaria hace 3 años y la Ley Marco de la Madre Tierra y Desarrollo Integral Para Vivir Bien hace 2 años, prohiben el uso de organismos geneticamente modificados, pero esta última hace enfasis en la erradicación gradual de los cultivos de estos organismos geneticamente modificados autorizados y el único cultivo autorizado en nuestro país por Decreto Supremo es una variedad de soya transgénica resistente al glifosato, el mismo que debería ya estar en proceso de eliminación. Al mismo tiempo, la importación de productos industriales debería ya contar con el etiquetado correspondiente que señale claramente su origen transgénico.

El 01 de octubre el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO) y Confeagro realizaron un foro denominado “Soberania Alimentaria, Sostenibilidad y Seguridad Jurídica”, donde se planteó que se autorice el uso de transgenicos de maíz y algodón, lo que transgrediría la normativa vigente en nuestro país. Asimismo dieron a conocer que los productos que ingresan al país son de producción transgénica por lo que se debe hacer también cumplir que esta producción que ingresa a nuestro país sea controlada y lleve el etiquetado correspondiente.

Los representantes de las instituciones mencionadas dieron a conocer que existe una propuesta para el uso de semillas del maíz y algodón y que fue presentada ya al Órgano Ejecutivo, donde destacan el plan del uso de semillas transgénicas que solo serían utilizadas en los departamentos de Santa Cruz, en el Chaco Chuquisaqueño y Tarijeño, puesto que este plan contemplaría un “cinturón de seguridad” para evitar que las semillas pasen a los valles donde se produce maíz destinado al consumo humano, con estas determinaciones ellos afirman pretender garantizar la seguridad alimentaria del país hasta 2025.

Con la internación de semillas genéticamente modificadas se estaría atentando con la producción del pequeño productor que cultiva maíz, pues la contaminación de sus cultivos sería inminente, sin hablar de la contaminación del  centro de diversidad que es nuestro país. Según datos del INIAF la producción de maíz en Bolivia, es de 1,2 millones de toneladas, lo suficiente para abastecer el mercado interno. ¡De qué seguridad alimentaria hablan?

“Bolivia no necesita transgenicos”

 

 

Print Friendly