12 Ago
2014

Blues del que regresa

a Patricia Molina y Peter Parodi

ni la danza de soles elípticos enloquecidos desnudos de su nombre

ni la miríada de velas encendidas porque sí

con sus borlas de luz acariciando el camino del silencio más hondo

ni los hilos luminosos del capullo de la mariposa

filigranada de muerte propia

ni los cuerpos que respiran luz a contrapunto del oleaje del mar

ni el aura que emana de la música para el olvido de sus huesos estelares

ni los faroles milagrosos de seres abisales bajo presiones fabulosas

no lo intentaron las flores junto al brillo de los ojos de un niño

a punto de perder la inocencia

ni la luz difusa que emana del sueño de los moribundos

ni la chispa que encuentran ciertas palabras para incendiar el bosque más profundo de tu cuerpo

nadie encendió la hoguera en el desierto helado

la nieve del Illimani con la luna llena se derritió en mis manos antes de brillar

con la crueldad de acallar los hornos

donde el pan de la poesía se multiplicaba

los amantes apagaron la sangre con el miedo de ciertos animales prehistóricos

pavas del monte cantaron a medianoche

ningún pájaro reconoció el alba

el hondo habitante del umbral desplegó todas sus sombras

no había luz

ni recordar luz

nada nada nada

nada

iluminó el camino del que regresa desde el fondo

Valle Hermoso, Vaqueros, Salta, 12 de agosto de 2014.

Print Friendly
Fobomade

nohelygn@hotmail.com

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *