19 Mar
2014

Amazonía: Inundación en el Madera va a continuar con aguas del Mamoré, afirma investigador

publicado 13/03/2014 Secom/Rondônia

Jorge Molina es investigador del Instituto de Hidráulica e Hidrología (IHH) de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), hace 27 años, habiendo sido por tres veces director del instituto. Además de haber realizado estudios sobre las hidroeléctricas del Complejo Madera, el también trabajo en estudios y análises de las tres represas del río Bermejo (Bolivia-Argentina) y de la represa Bala en el río Beni. Segun el, \”la falta de respeto de los niveles de agua de Santo Antonio sugiere que el embalse estuvo almacenando agua hasta que en un cierto momento tuvieron que ser obligados a liberarla\”. Los análisis en Bolívia indican que el río beni, uno de los dos formadores del Madera, está diminuyendo de caudal. Sin embargo, el Mamoré, otro formador, está aumentando. Esto indica que la inundación va continuar. Y la situación puede empeorar. Abajo, sus comentarios sobre el asunto, enviados por e-mail.

Por Jorge Molina

Estamos acompañando la crecida/cheia y sus consecuencias. Y haremos un análisis con científicos que trabajan en el programa HYBAM (http://www.ore-hybam.org/), que esperamos publicar en forma de notas técnicas.

Puedo adelantar lo siguiente: la crecida es histórica, es decir que es la más grande que se ha registrado desde que empezaron a funcionar la estación hidrométrica de Porto Velho y otras estaciones de la Amazonia Boliviana. Copio a continuación parte de una nota mía a los colegas de HYBAM que podría ayudar a responder alguna de sus preguntas:

(21 feb 2014) “Por los datos casi en tiempo real en la página web de la ANA (agencia Nacional del AGUA de Brasil), que adjunto, podrán ver que el agua proviene ante todo de los ríos Beni-Madre de Dios. A Guayaramerin aun no ha llegado la crecida anual del Mamoré. De esos datos es posible deducir que el caudal en Cachuela Esperanza tiene que haber superado  los 30000 m3/s, superando por mucho el registro histórico en esa estación.

En Bolivia la situación es desastrosa: el río Beni inundó Rurrenabaque, donde con toda probabilidad se registró una crecida histórica. Además un alud en la serranía cercana mató a 10 personas.  Hay más de 250000 personas afectadas en la cordillera y la llanura y así…” “Por los datos SENAMHI, se puede observar que en la mayor parte de la cuenca amazónica boliviana las lluvias han sido excepcionalmente altas en diciembre y enero, con valores de más del doble de los normales en muchas de las estaciones. Sin embargo, en algunas estaciones, como Riberalta y Guayaramerin, llovió menos de lo normal.”

No tenemos aún los datos y un análisis para afirmar que la operación de las usinas empeoraron las cosas, pero hay fuertes sospechas de que así ocurrió, por lo menos en Brasil. El irrespeto de los niveles de agua en Santo Antonio sugiere que el reservatorio estuvo almacenando agua hasta que en un momento dado tuvieron que verse obligados a liberarla, con la consecuencia de que en algún momento el caudal (vazao) en Porto Velho fue más grande que si no existiesen las represas (barragens). Ademas los niveles de agua más altos en los dos embalses significa que se inundó un área más grande de la prevista en los estudios. Esto debería ser objeto de una auditoria técnica en Brazil. Ojala podamos obtener los datos para estudiarlas en HYBAM (tengo dudas porque Jirau y Santo Antonio están en manos de consorcios privados. Otro factor que pudo incrementar la crecida es la deforestación en la cuenca (bacia), pero no hay datos para evaluar este efecto. Personalmente pienso que es pequeño.

Los datos de la ANA muestran que la crecida continua. La alarma es tan grande que la ANA ha pedido datos hidrológicos a Bolivia para intentar prever si va a continuar y aumentar o empezara a reducirse. Por los datos que manejamos, puedo decirle que el caudal del río Beni está disminuyendo, pero el del rio Mamoré en Guajaramirim está aumentando. Esto explica en parte que en PV la cheia  continue.

¿El futuro? Lleno de incertidumbres. Esta crecida excepcional y lo que ya pasó en los 3 o 4 años anteriores (que tal vez conozca, como la erosion que la operación de Santo Antonio provocó en P. Velho) han puesto en duda muchas cosas: los estudios y proyectos de las dos usinas, la operación de los embalses, los niveles y áreas de inundación reales, las verdaderas consecuencias o impactos de esos proyectos en Brasil y Bolivia y lo que podría ocurrir en el futuro. Me temo que también han puesto en duda la confiabilidad del IBAMA, de la ANA y su capacidad de hacer cumplir sus propias normas y condiciones.

Print Friendly
Fobomade

nohelygn@hotmail.com

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *