El pueblo de Marmato frustra negocio aurífero de Gran Colombia Gold

a multinacional canadiense Gran Colombia Gold Corp. (antes Medoro Resources) intentaba explotar un yacimiento aurífero en la Cordillera Occidental colombiana, con reservas estimadas de 5,3 millones de onzas troy de oro. Para ello debía desplazar a toda la población de Marmato (derivado de “marmata” o pirita, mineral del grupo de los sulfuros) fundado en 1525, que ha vivido de la minería artesanal durante décadas.

El proyecto minero fue rechazado desde 2007 por miles de colombianos, pequeños mineros, indígenas, maestros y movimientos sociales de Canadá y de otros países. Miles marcharon por la Carretera Panamericana contra el proyecto minero en mayo de 2011, y cientos de pequeños mineros se movilizaron a fines de noviembre, luego de que la Alcaldía de la localidad ordenó el desalojo de toda la Zona Histórica del municipio.

Autoridades municipales también instruyeron la demolición de la Plaza Principal y de los edificios patrimoniales, y el traslado de la cabecera municipal hacia la parte baja de la montaña, conocida como El Llano, la que se llamaría “Nuevo Marmato”.

El 26 de noviembre, cientos de mineros colombianos protestaron en Marmato luego de que Medoro Resources ordenara el desalojo de los trabajadores. El líder minero Alberto Morales denunció que personeros de la multinacional acompañados de efectivos policiales expulsaron a los trabajadores de las instalaciones y cerraron la mina.

Después de seis años de abusos, el 21 de diciembre de 2011 el Concejo Municipal de Marmato aprobó la revisión y ajuste del Esquema de Ordenamiento Territorial (EOT) del municipio; rechazó el proyecto de explotación minera a cielo abierto, y decidió apoyar la minería artesanal tradicional en la zona, en cumplimiento del artículo 33 de la Ley 136 y del artículo 313 de la Constitución.

El Concejo resolvió además suprimir el Nuevo Marmato y, en consecuencia, conservar el nombre de El Llano (La Betulia); preservar la cabecera municipal en la Zona Histórica, y mantener en ella la Alcaldía, el Concejo, la Iglesia, la Institución Educativa, el Comando de Policía y demás instituciones propias de la dinámica institucional y social de dicha cabecera.

El Concejo Municipal decidió regular la forma de explotación minera en el casco urbano y la Zona Histórica según los parámetros de Ley, y gestionar ante las autoridades competentes la sustracción de áreas de los títulos mineros en los que se encuentran las zonas urbanas, centros poblados y centros de desarrollo rural, fuentes hídricas y áreas de protección a nivel Municipal.

También se acordó mantener el carácter rural de San Juan de Marmato, reconociendo que en su jurisdicción habita la mayor parte de la comunidad indígena del municipio, por lo cual San Juan de Marmato tendrá las categorías de Corregimiento (art. 311 del Decreto 1333 de 1986) y de Territorio Indígena (Decreto 1386 de 1994).

El Concejo someterá la Plaza Principal y el sector circundante a un régimen especial de manejo que privilegie su permanencia como testimonio de la historia minera ancestral, colonial y republicana; prohibirá la demolición o el traslado de los bienes patrimoniales existentes, y gestionará ante la Gobernación de Caldas, el Ministerio de Cultura y la UNESCO la declaratoria de Marmato como Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Los concejales de Marmato han dado a Colombia y al mundo una lección de dignidad, al demostrar que la defensa de la vida, de la cultura de los pueblos y de los recursos naturales no es cuestión de dinero ni de presiones oficiales, como lo expresara un directivo de la compañía Medoro hace unos meses, celebraron el Comité Pro-Defensa de Marmato y el Consejo Regional Indígena de Caldas (CRIDEC).

Ambas organizaciones sociales convocaron a todos los mineros de Marmato a dar aplicación inmediata al Manual de Convivencia Minera que se traduzca en un mejoramiento de la calidad de vida de la población y el respeto a la Madre Naturaleza.

Print Friendly
Fobomade

nohelygn@hotmail.com

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *