Anomalías climáticas dejan sin electricidad a cientos de miles de personas

El 30 de mayo, tormentas con vientos de más de 130 kilómetros por hora dejaron a 100 mil personas sin electricidad en Michigan, Estados Unidos. Varios tornados azotaron la región con un saldo de más de 150 víctimas mortales en Arkansas, Missouri, Oklahoma y Kansas. Otra tormenta causó tres muertos y más de 200 mil afectaciones al servicio eléctrico en Atlanta, Georgia.

Joplin, Missouri, recibió el impacto del tornado más devastador ocurrido en el país desde 1953, con vientos superiores a 300 kilómetros por hora, causando 142 decesos, más de 700 heridos y miles de casas y estructuras dañadas. De desastre nacional calificó el presidente Barack Obama lo sucedido en Joplin el 22 de mayo.

En la segunda semana de julio más de un cuarto de millón de usuarios del área metropolitana de Chicago no tiene electricidad, comunicó la compañía ComEd. También en Ohio, West Virginia y Florida otras decenas de miles de familias continuaban sin servicio desde el paso de tormentas post invernales o tornados de mediana escala. En total, sumaban cerca de 100 mil las casas sin electricidad en jurisdicciones como Montgomery County y Greene County, en la Florida, Canton Township y Dearborn, en Detroit, y Athens County, en Ohio.

El 5 de septiembre, más de 43 mil hogares y empresas en la costa este estadounidense continuaban sin suministro eléctrico, una semana después del azote del huracán Irene. Amplias zonas de New Jersey habían sufrido las peores inundaciones en décadas.

El 31 de octubre, una severa tormenta de nieve afectó a varios estados del noreste de Estados Unidos, dejando al menos 11 muertos y tres millones de usuarios sin electricidad. Millones de estadounidenses percibieron con estupor cómo las frías temperaturas y acumulados de hasta 75 centímetros de nieve malograron la tradicional celebración del Halloween. El estado de emergencia reinaba en Nueva Jersey, Connecticut, Massachusetts y partes de Nueva York. El Servicio Meteorológico Nacional (SMN) indicó que el fenómeno venía acompañado de una precipitación récord para el mes de octubre. Una gran cantidad de árboles, ramas y postes eléctricos obstruían caminos y líneas férreas en la región.

Según el gobernador de Nueva Jersey Chris Christie, los daños a los servicios públicos eran peores que los ocasionados por el huracán Irene en la costa este del país. Igual situación enfrentaba el estado de Connecticut, donde cerca de 800 mil usuarios amanecieron sin electricidad. Al evaluar la contrariedad climática, el portavoz del SNM Chris Vaccaro dijo que “simplemente es una carnicería absoluta de árboles con esta nieve presionando las ramas”. 

El 1 de noviembre cientos de miles de hogares y negocios en el noreste de Estados Unidos continuaban sin suministro de electricidad. Los fuertes vientos que acompañaron la copiosa nevada derribaron miles de árboles y postes de electricidad, afectando áreas desde Maryland hasta Maine, lo que se unió a acumulados de nieve en algunos casos de más de 80 centímetros. El SNM informó que el número de muertos se acercaba a la veintena, fundamentalmente por la caída de árboles, accidentes de tránsito o electrocutados por tendidos eléctricos derribados.

Hasta esa fecha, el fenómeno climatológico golpeó a cerca de tres millones de hogares y negocios. Los daños fueron más significativos pues la acumulación de nieve en las hojas de los árboles provocó la caída de estos sobre las redes de electricidad. Sólo en Nueva Jersey, 375 mil usuarios carecían todavía del servicio eléctrico. Una semana después, el apagón aún afectada a millares de personas en áreas de Connecticut. A nueve días del paso del temporal, decenas de miles sufrían por el frío y las condiciones de un invierno que pudiera romper récord de temperaturas y nevadas.

Hasta el 5 de diciembre, al menos 26 mil personas sin electricidad en California y muchos caminos continuaban bloqueados por miles de árboles derribados por ráfagas de hasta 200 kilómetros por hora, las peores en una década en esa región, destacó el diario Los Ángeles Times. Una semana antes, las autoridades declararon emergencia en algunas comunidades de California, Nevada, Wyoming, Arizona y Nuevo México. Colorado y Utah fueron los estados más dañados con reportes de vehículos volcados y cierre de escuelas, resaltó el diario USA Today.

Con más de mil víctimas mortales, el 2011 clasifica como en el año más mortífero a consecuencia de los tornados acontecidos en Estados Unidos desde 1953, según el Servicio Climático Nacional.

Al otro lado del mundo, alrededor de 200 mil personas se quedaron sin electricidad en zonas centrales de Rusia el 29 de diciembre, tras el paso de tormentas por Kaliningrado, San Petersburgo y la provincia de Leningrado. Una situación completamente anómala llevó a un récord de temperatura de seis grados sobre cero en la capital Tyva, casi el doble de poco más de tres grados registrados en 1868.

A diferencia de esa urbe rusa, donde apenas llegó disipado un ciclón que recorrió parte de Europa y sólo causó un alza de la temperatura, en San Petersburgo las autoridades debieron activar exclusas a la entrada de esa ciudad sobre el río Neva para evitar inundaciones. La situación más crítica se registró en la provincia de Leningrado, donde los fuertes vientos derribaron postes y cables de electricidad.

Récord de generación y consumo de electricidad

En la segunda semana de junio, autoridades de El Salvador advirtieron que la baja en los acumulados de agua en los embalses de las hidroeléctricas podrían paralizar las centrales generadoras en un plazo de de 20 a 30 días. El presidente de la Comisión Hidroeléctrica del río Lempa (CEL) Irving Tóchez dijo que todo lo que podía hacerse era esperar a que lleguen las lluvias al país o estas sean fuertes en Honduras.

Especialistas del Sistema Nacional de Estudios Territoriales (SNET) confirmaron el retraso de la llegada del invierno, como llaman en la subregión a la temporada lluviosa, que debió arrancar en mayo. Datos de la CEL indican que en abril la producción de las hidroeléctricas equivalió al 22,56% de la generación de la nación.

A fines de julio de 2011, las altas temperaturas del verano en China provocaron que las compañías eléctricas rompieran récord de generación de electricidad, informó la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma. El 26 de julio las plantas produjeron un máximo de 15,1 millones de kilovatios por, lo que representó un aumento interanual de 8,2%.

A mediados de julio, la producción media diaria de electricidad en China alcanzó alrededor de 14 mil millones de kilovatios por hora. Tal incremento fue atribuido a la creciente demanda industrial del fluido eléctrico (creció 11,7% interanual en el primer semestre de 2011) y, en sentido general, para el funcionamiento de acondicionadores de aire.

Las autoridades estimaron que en el período de mayores temperaturas la cantidad de energía empleada por equipos climatizadores se elevaría 12,5% interanual para ubicarse en 180 millones de kilovatios, cifra equivalente a un cuarto del consumo total de energía en el país. La Comisión no descartó que el suministro sea insuficiente en gran parte del sur de China debido a la persistencia de temperaturas de hasta 39 grados centígrados.

El 21 de diciembre comenzó el verano en Paraguay; los termómetros registraron 39 grados centígrados en Asunción, la temperatura más alta del año. Allí resultan comunes temperaturas superiores a los 40 y 45 grados, y en zonas como la Región Occidental de la nación, el Chaco, la canícula sobrepasa los 50 grados. Paralelamente, el consumo de energía se disparó a 2.014 megavatios y se acercó al máximo histórico de 2.028 reportado en noviembre. Similar comportamiento tuvo el consumo de agua, que llegó a su capacidad máxima de producción con 356 mil metros cúbicos.

El 22 de diciembre Paraguay alcanzó un nuevo récord en el consumo de electricidad al subir la demanda a 2.071 megavatios. La Administración Nacional de Electricidad (ANDE) reveló que a las 20:50, hora local, se produjo el pico eléctrico que superó en 44 megawatts la anterior cifra alcanzada el 28 de noviembre. La alta temperatura de 39 grados centígrados, récord para Asunción en el año, disparó el consumo de energía  a 2.014 megavatios. Los medios de comunicación reportaron cortes de energía y de agua por varias horas en algunas zonas del país.

Para este verano, con los meses más tórridos en enero y febrero, la ANDE reforzó el sistema de alta tensión de las líneas que vienen de las Binacionales Itaipú y Yacyretá hasta centros de consumo como Asunción. De la misma manera se terminan los cambios en los transformadores de distribución y equipos que alimentan las manzanas de los diferentes centros urbanos.

Print Friendly
Fobomade

nohelygn@hotmail.com

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *