El gobierno prioriza el extractivismo

Dejando a un lado el discurso que incluso está registrado en la nueva Constitución Política de fortalecer a los pequeños productores, el vicepresidente Álvaro García Linera señaló que el país se convertirá en un gigantesco polo industrial en el corazón de Sudamérica. Durante la clausura del evento, que contó con los principales beneficiarios de los hidrocarburos de los bolivianos, Linera dijo que Bolivia tiene "una ingente cantidad de materias primas para ser explotadas racionalmente, industrializadas y exportadas para generar recursos que beneficien a sus pobladores".

Mientras el gobierno se esfuerza para convertir a Bolivia en un país exportador de materias primas, el valor de exportaciones no tradicionales a febrero de 2011 registró su valor más bajo de los último cuatro años. Según el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) el sector no tradicional del país sólo pudo exportar por un valor de 140 millones de dólares, esto es cerca de 60 millones menos comparado al período del 2010, y 92 millones por debajo de su registro en el año 2008.

El IBCE informó que las exportaciones tradicionales (minerales e hidrocarburos) lograron un incremento significativo del 44% en términos de valor, pasando de 723 millones de dólares el 2010 a poco más de 1.044 millones a febrero de 2011, por el empuje de exportaciones de minerales con un 53% de crecimiento (crecieron 25% en volumen), los hidrocarburos con un 36% de incremento en valor, y un 21% en volumen, lo que estaría volviendo a Bolivia, en un país dependiente de sus recursos naturales no renovables.

"Tenemos hidrocarburos, litio, hierro, plomo, plata y otros productos para que Bolivia sea una potencia económica regional con la perspectiva de consolidar la relación natural con los mercados del Asia, Europa, Norteamérica y Latinoamérica", destacó Linera garantizando además que la “transición” no sea traumática, sino tranquila, para que el sector privado extranjero se sujete a las reglas establecidas en la nueva Constitución Política con plenas garantías de seguridad jurídica".

Garantías para los extranjeros, pero grandes problemas para los pequeños productores campesinos bolivianos, quienes desde hace más de diez años mantienen el mismo nivel de producción y tampoco se vislumbra un despegue de la producción estatal, recientemente la gerente General del Servicio de Desarrollo de las Empresas Públicas Productivas (Sedem) Patricia Ballivián, reconoció que sólo tres de las seis empresas estatales funcionan.

Por un lado está el proceso discursivo del gobierno y por el otro lado están los hechos concretos y reales de una cada vez mayor dependencia de la exportación de productos tradicionales que están convirtiendo a empresas como Petrobras en las mayores productoras de la región.

El coordinador General de la Dirección de la Agencia Nacional de Petróleo (ANP) del Brasil Luis Eduardo Duque Dutra dijo que su país no puede prescindir del gas natural boliviano, por tanto la perspectiva de compra de este producto es creciente en el país vecino. “No veo cómo el Brasil pueda quedar sin el gas natural boliviano. No se puede prescindir de este gas durante los próximos 10 años y aunque hemos comprado menos el año pasado yo diría que la perspectiva de compra de este gas boliviano es creciente”, manifestó.

A esto se suma la decisión expresado por el presidente de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) Carlos Villegas, quien aseguró que el gobierno invertirá 9.352 millones de dólares en la cadena de hidrocarburos hasta el 2015. Destacó que el proceso de fortalecimiento del sector de hidrocarburos se desarrollará en forma decidida para incrementar las exportaciones de gas natural sin descuidar el abastecimiento del mercado nacional.

Con estas afirmaciones se cumple la regla plantead por los anteriores gobiernos neoliberales de que Bolivia debe exportar o morir.

Print Friendly
Fobomade

nohelygn@hotmail.com

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *